• (228) 8 12 75 85

Alfarería Veracruzana

El barro es uno de los descubrimientos pioneros de la humanidad, formo parte del acervo tecnológico para la elaboración de enseres empleados para cocer los alimentos y como recipientes; la invención seguramente fue de manera accidental, observaron que los fragmentos de barro macerados al ser expuestos al fuero tomaron consistencia. En el mismo sentido las primeras formas y diseños es probablemente que se hayan inspirado en los frutos de la naturaleza, principalmente la serie cucurbitáceas

Las culturas mesoamericanas desarrollaron una compleja tecnología, formas , diseños y tipologías cerámicas de muy clara identidad; en la costa de golfo, territorio que hoy ocupa el estado de Veracruz no fue la excepción, de esta manera los olmecas, totonacas, y huastecas mostraron su maestría en el dominio del barro para modelar y moldear vasijas, instrumentos musicales, juguetes, objetos ceremoniales y efigies de sus dioses. En la época colonial la industria alfarera indígena se nutrió con nuevas tecnologías, formas y diseños.

En el territorio veracruzana existen comunidades indígenas y mestizas dedicadas a la tarea artesanal, alfarera, manufacturan utensilios para la cocina, objetos ceremoniales y figuras decorativas; una parte de la producción es destinada al consumo familiar, muestras que el excedente se vende en los mercados locales y regionales, establecidos así siempre por el calendario festivo agrario y de las fiestas en honor a los difuntos.

El proceso de trabajo del alfarero inicia con la selección acarreo de la materia prima que es el barro, desengrasantes, engobes y tinturas; prepara la pasta que se consigue amasando, posteriormente se levanta o se construye el cuerpo cerámico a través del modelado y moldeado; después se aplican las decoraciones que consisten en patillajes, pincelados, engobes y esgrafiados; mas tarde cuando las piezas están secas, se someten al fuego para endurecerlas .

La alfarería de las comunidades veracruzanas mantiene una identidad y se diferencia de otras, por sus formas, decoraciones y materiales; los alfareros indígenas prolongan su tradición manteniendo formas y decoraciones acordes a su cosmovisión y cultura, mientras tanto los mestizos se aproximan a las innovaciones compitiendo con los mercados regionales y nacionales.