Nuestro Estado

Veracruz se localiza en la costa del atlántico, en el Golfo de México. Al norte colinda con el estado de Tamaulipas, al sur con los estados de Oaxaca y Chiapas, al poniente con San Luís Potosí, Hidalgo y Puebla y al sureste con el estado de Tabasco.

Veracruz cuenta con una superficie de 71.699 km cuadrados y alrededor de 7,3 millones de habitantes por lo cual es uno de los estados más poblados de la República Mexicana. La capital del estado de Veracruz no es el Puerto de Veracruz como muchos lo suponen, la capital es Xalapa una ciudad localizada en el centro de los altos de Veracruz, muy reconocida por su riqueza cultural.

El nombre del estado es Veracruz de Ignacio de la Llave, pero comúnmente se le llama simplemente Veracruz; esto como resultado del nombre de la primera colonia española Villa Rica de la Ver(dader)a Cruz, nombre establecido por Hernán Cortés.

Por lo referido, este bello estado sureño también fue el primero, que logró tener contacto con el viejo mundo desde el siglo XVI.

Es de suma importancia decir además que aquí en este lugar la Madre Naturaleza y la historia han sido pródigas. Puesto que sus calles fueron fundadas por europeos convirtiéndolas en pletóricas con admirables huellas de un pasado que vincula el viejo mundo con lo que sería el nuevo mundo.

Arte, cultura y tradición

Veracruz cuenta con un pasado muy rico heredado de las culturas prehispánicas que habitaron el territorio veracruzano, las zonas arqueológicas y los museos de sitio forman parte del acervo histórico-cultural que Veracruz muestra a sus visitantes.

También, referido estado fue escenario de gran parte del periodo de desarrollo entre la Conquista y la Colonia de México, por lo que encontraremos monumentos, edificios y demás rastros que dan fe de la cultura desarrollada.

Por si fuera poco, la actividad cultural está muy presente en nuestros días, con los diversos espacios dedicados a las artes y cultura, haciendo de éste un gran lugar para aprender y explorar el presente en contraste con el pasado.

Una de las características del arte veracruzano está reflejado en la cerámica, en dónde se pueden apreciar las figuras humanas con rostros naturalistas y detallados, con una sonrisa dibujada en el rostro y posiciones del cuerpo que comunican alegría y placidez. Tales piezas muestran gran maestría en los detalles de los ropajes y el retrato del rostro.

Otras figuras representan animales, como jaguares, sapos, murciélagos y seres míticos. Se han encontrado también figuras articuladas que representan animales o personas, asimismo se ha encontrado que algunas de ellas fueron moldeadas por medio de un decorado llamado pastillaje aunado al uso de pigmentos.

Datos históricos del Estado
Tres culturas autóctonas poblaron al territorio de lo que ahora comprende su extensión de norte a sur: los huastecos, los totonacas y los olmecas, que a decir de algunos investigadores, fueron éstos una vasta comunidad de pueblos emparentados étnica y culturalmente. El área ocupada por los huastecos abarcaba desde el sur de Tamaulipas, parte de San Luis Potosí, Querétaro, Puebla e Hidalgo y por el sur el río Cazones. Los restos más antiguos de esta cultura se han encontrado en la zona del Pánuco.

El huasteco fue uno de los pueblos que menos se desarrolló en el estado, a causa de las constantes invasiones que sufría por parte de los pueblos bárbaros del norte, que incursionaban en busca de víveres, por lo que existen escasos vestigios de sus edificaciones ceremoniales, si acaso en Castillo de Teayo que algunos identifican también como totonaca ubicado a 38 Km. al norte de Poza Rica.

Por su parte, la cultura totonaca se desarrolló en la parte central de Veracruz y hacia el clásico tardío, su área ocupacional llagaba al sur hasta la cuenca del río Papaloapan, al oeste a los municipios de Acatlán,Oaxaca, Chalchicomula, Puebla, el valle de Perote, las sierras de Puebla y de Papantla y las tierras bajas del río Cazones. Lo más relevante de la cultura totonaca se alcanzó durante el clásico tardío cuando construyeron centros ceremoniales como El Tajín, Nepatecuhtlán, Las Higueras, Nopiloa y el Zapotal.

Son admirables los adelantos y la perfección de formas alcanzados en la elaboración de yugos, palmas, hachas, caritas sonrientes y las esculturas monumentales de barro.

Finalmente los olmecas, se establecieron en las costas del Golfo de México, al sur del estado entre Pánuco y Tabasco. Su nombre significa, “habitantes del país del hule”. La rama olmeca xicalanca se asentó en la parte de Chiapas hasta Tehuantepec en la costa del pacífico; su nombre quiere decir: “olmecas que están donde se cosechas jícaras”. Los olmecas son el grupo humano que crea la comunidad más temprana conocida en México en el horizonte preclásico superior hacia el siglo V a.C. por lo que se califica de “Cultura Madre”. Su actividad agrícola sedentaria más antigua se localiza en Tres Zapotes que, hacia 1200 años d.C. coincide culturalmente con el otro importante centro olmeca de La Venta, en el vecino estado de Tabasco. El área de influencia Olmeca llegó a traspasar fronteras abarcando gran parte de Mesoamérica a excepción de Yucatán y la coste Norte del Golfo. Sus principales obras escultóricas son: las cabezas monumentales o colosales, los altares, el Luchador y el Señor de las Limas.

A la llegada de los españoles, las incursiones iniciales españolas en territorio veracuzano fueron capitaneadas por Juan de Grijalva, quien con Alonso Dávila, Pedro de Alvarado y Francisco de Montejo, conducían cuatro navíos provenientes de Cuba. Alvarado penetró en el caudaloso río Papaloapan, que le llamó de Alvarado. La expedición desembarcó posteriormente en Boca del Río, donde hacen contacto con los indígenas con quienes intercambian productos de la región.

Una nueva expedición al mando de Hernán Cortés llegó a las costas veracruzanas y desembarcó el 22 de abril de 1519 en los arenales de Chalchihuecan, frente al islote de San Juan de Ulúa, donde Cortés erigió el primer Ayuntamiento de América, llamando al lugar Villa Rica de la Veracruz, denominada así porque los españoles desembarcaron el Viernes Santo, día de la Cruz. Buscando un lugar más propicio para establecerse, se trasladaron hacia el norte frente al poblado totonaca de Quihuiztlán, donde fundaron el primer pueblo hispano llamado Villa Rica.

Es así como el famoso puerto de Veracruz se convirtió en punto de enlace entre España y sus colonias de América.

Fiestas y tradiciones

Mosaico diverso de ritmos, colores, danzas, cantos y religión, Veracruz es reconocido no solo por su alma de fiesta y a la vez de devoción. Tan diversas que abarcan incluso regiones o bien, tan únicas, que sólo en un municipio o localidad se llevan a cabo y que se han conservado desde tiempos ancestrales e incluso, que son resultados del sincretismo cultural indígena y español. Dedicadas a una fruta regional, al Patrono del pueblo o a la conmemoración de una fecha cívica, en definitiva, cada fiesta es una gran manera de conocer y divertirse en Veracruz.

Por lo citado, las fiestas más emblemáticas de este precioso estado son las siguientes:
Carnaval en Solteros de Juan Rosas, Fiesta de Mecotitla, Carnaval de Veracruz, Candelaria en Tlacotalpan, Congreso de Brujos en Catemaco, Cruz de Mayo en Alvarado,Culto a la Muerte en Naolinco, Festejos a Ma. Magdalena en Xico, Voladores de Papantla, Fiesta de San Jerónimo, Fiesta de San Miguel Arcángel, Fiesta de San Andrés Apostol, solo por citar algunas.

Gastronomía Veracruzana

Veracruz ofrece a sus visitantes una amplia variedad de platillos, entre ellos:
El huachinango a la veracruzana, mondongo a la veracruzana, el ceviche, caldo largo, mojarra fritas o al mojo de ajo, jaiba en chilpachole, camarones enchiplotados, los pulpos en su tinta, el arroz blanco, las empanadas de camarón, los pescaditos fritos, el chilpachole y el afamado Huachinango a la Veracruzana, El zacahuil, tamal hecho de carne de puerco y envuelto en hoja de plátano.

Respecto a las bebidas tradicionales, éstas suelen acompañar a algunos alimentos; dentro de las bebidas tradicionales se encuentra el famosísimo “torito”, bebidas a base de fruta y leche condensada.

Otras bebidas típicas de Veracruz son el habanero, mezcla de aguardiente de uva y caña; vino de naranjas fermentadas; el jobo, hecho a base de ciruelas del árbol fermentadas, o el mosco, licor de naranja.
Y el muy famoso café de la zona central del estado que es de un sabor incomparable y aromático.