La Leyenda de Ojo de Agua

30.11.2012
por Dirección de Promoción

La Leyenda de Ojo de Agua

LA LEYENDA DE OJO DE AGUA

Entre los lugares más conocidos y populares de Orizaba es Ojo de Agua, del que se cuentan infinidad de historias, como la que ahora se narra.

Hace algunos años un trabajador de una empresa cercana a ese lugar, caminaba de regreso a su hogar completamente solo, contrariado por la hora, tomó el camino de Ojo de Agua, sin hacer caso de las advertencias ni consejos sobre las apariciones de este lugar.

Cerca de los restos de lo que alguna vez fuera un pozo de agua, escucho sollozos, por lo que regresó y busco en la obscuridad y los árboles, ahí encontró a un niño sentado llorando desconsoladamente y al preguntarle, sólo respondió, que se había perdido, pero que seguramente sus padres lo encontrarían si él lo llevaba a la iglesia de Potrerillo, aunque debería cargarlo, pues él no podía caminar bien.

Al hombre le asombro, pero juzgando que el niño era realmente pequeño y que seguramente estaría asustado, no le costo ningún trabajo complacerlo, por lo que no tuvo ningún inconveniente, sin embargo, le extraño la petición de que por ningún motivo volteara hasta que no entraran a la primera iglesia del camino.

Dispuesto a hacerlo así, el hombre siguió su camino con el niño en brazos y justo cuando se acercaban a una iglesia percibió algunos ruidos extraños y olvidando su promesa, volteó a ver al niño que en realidad era un ser aterrador que empezó a carcajearse de manera monstruosa; por lo que lo arrojo lejos y sin más entro a la iglesia en donde había unas cuantas personas, que solo escucharon las carcajadas.

Fue entonces cuando el sacristán le explico que aunque no era frecuente, la leyenda cuenta que el día que el monstro logre entrar a la iglesia, ese día crecerá tanto el caudal de Ojo de Agua, que Orizaba desaparecerá por completo cubierta por el vital líquido, además que esa profecía la supieron sus abuelos antes que él y que era algo que el destino tiene señalado.