Ruta Zongolica Huixtla

06.06.2012
por Dirección de Promoción

Ruta Zongolica Huixtla

RUTA ZONGOLICA - HUIXTLA

La aventura comienza a las 6:30 am. saliendo hacia Zongolica desde Orizaba por una carretera escénica con vistas imponentes, recorriendo el sinuoso camino podrás admirar la extensión de la sierra desde una altura de 1,800 metros sobre el nivel del mar. En cada una de estas curvas existe un mirador natural; el amanecer es espectacular y ofrece un paisaje diferente todos los días.

Un desayuno típico en el mercado de Zongolica, para partir a Nepopoalco, bajando la sierra y ascendiendo en el primer mirador del recorrido: Cuauhtli, donde se observa toda la parte baja de la sierra, la Hacienda de Coyametla y varias comunidades del municipio; en días claros puede verse la presa Miguel Alemán.

Algunos kilómetros adelante, en las siluetas de los cerros se presenta una figura que aparenta un rostro barbado, unos dicen que de Cristo, muchos aseguran que se trata de los rasgos de un español, sorprendentemente de otro ángulo se aprecia la imagen de un indígena con su penacho; de ahí su nombre, “Dos rostros”.

Descendiendo por una vereda, hacia las entrañas de la tierra, a través de una caverna, llegamos a la Cueva Cotzaloztoc, un paraíso rodeada de formaciones naturales y un río subterráneo, en el que sus cascadas internas producen estruendos conforme las aguas se internan.

Continuando a la Cueva Las Golondrinas, se debe ascender a más de 400 m., con una profundidad de más de 60 metros en vertical; se trata de una gruta de fácil acceso cuya parte superior está adornada con un altar multicolor, normalmente cubierto de flores, dedicado a la Virgen de Guadalupe, en cuyo honor son realizadas fiestas con sones de la región sin faltar una misa religiosa. Cuando las noches son claras, la oquedad permite pasar la noche en su fondo bajo el cielo estrellado, que se recorta a través de su diámetro elíptico de más de 100 metros.

En dirección a Tecamac donde nace el río en el interior de la montaña y se une al Río Moyotempa para desaparecer después en el Boquerón, se puede contemplar una caverna de captación sectorial de agua en el que desembocan ambas afluentes, con un diámetro aproximado de 50 a 60 metros, y sobre ello se observa un puente natural que une a dos cordilleras de abundante vegetación.

La ruta finaliza en Huixtla donde inicia el Río Tonto, grieta espectacular de más de 80 metros de altura en un pórtico adornado de vegetación. En balsa se puede acceder al interior de la montaña y continuar descubriendo maravillas, para después salir y disfrutar de un buen chapuzón.

POR MARCELO MORALES TORRES